Inicio|Mapa del sitio|Contáctenos Búscanos en
 




     Se requiere Adobe Flash player, obtengalo en: Get Adobe Flash Player
 
Pando, 1 de Septiembre 2015
Destacado
 
¿SOMOS RESPONSABLES POR LOS EVENTOS EXTREMOS DE INUNDACIONES Y SEQUÍAS?

Esta pregunta es la que más escucho, como científico ambiental, especialmente después de las inundaciones de algunos meses atrás. En verdad, la pregunta es más compleja de lo que parece, comenzando con quien somos nosotros y lo que significa responsabilidad. Es un poco más fácil responder la pregunta “¿Qué proporción de los eventos extremos es debida a la influencia humana?”.
En el caso de los eventos extremos en la región MAP (sequías prolongadas de 2005 y 2010, inundaciones del Río Acre en 2012 y 2015 y del Río Madera en 2014), mi respuesta habría sido que por causa de la modificación de la atmósfera (aumento de gas carbónico) y de la cobertura de la tierra (deforestación), actividades humanas que han contribuido a esto, aunque la ciencia no determinó cuánto. Un artículo publicado recientemente en la revista Nature abordó el tema de cuánto, por lo menos a nivel global.

Noticias y novedades

EN JULIO EMPEZARON A INTENSIFICARSE LOS FOCOS DE CALOR EN EL NORTE AMAZÓNICO DE BOLIVIA

De acuerdo a información procesada por la unidad de SIG de Herencia, durante el mes de julio se registraron 769 focos de calor en el Norte Amazónico de Bolivia, esto es el Departamento de Pando, el Norte de La Paz y el Norte del Beni.

Los municipios que registraron más cantidad de focos de calor fueron Guayaramerín con 203, Riberalta con 168 y Reyes con 165. El municipio de Ixiamas registró 104 focos de calor y en Pando el municipio con mayor cantidad de focos de calor fue en El Sena con 33.De acuerdo a información procesada por la unidad de SIG de Herencia, durante el mes de julio se registraron 769 focos de calor en el Norte Amazónico de Bolivia, esto es el Departamento de Pando, el Norte de La Paz y el Norte del Beni.

 


NUESTRAS PARCELAS AGROFORESTALES A LOS SEIS MESES

Rodolfo Isita, de la comunidad Motacusal, de pie junto a una hilera de árboles jóvenes Inga que está en buen camino de convertirse en una parcela agroforestal funcional.